Inicio EDITORIAL EN BUENOS AIRES YA NO SE PUEDE VIVIR EN PAZ, FAMILIAS DECIDEN...

EN BUENOS AIRES YA NO SE PUEDE VIVIR EN PAZ, FAMILIAS DECIDEN BUSCAR EL MAR O LAS SIERRAS

La pandemia no evitó que Pinamar esté por cerrar un verano movido, distinto a otros, pero con dinamismo. En los últimos meses, fue seleccionada por mucha gente como destino para mudarse en forma permanente. Mariano G., de 49 años, un especialista del mundo de la comunicación institucional, se radicó con su familia hace algunas semanas en este lugar donde trabajará remotamente y combinará algunos días en viaje a Buenos Aires.

“Pinamar tiene muchas razones por las que es elegida para residencia, tiene un acceso ágil, mucho verde y el mar, factores muy valorados por la gente luego del confinamiento. Desde la llegada del Covid-19, adelantamos el plan para terminar de construir la casa y mudarnos. Esta zona plantea un estilo de vida que supera lo estrictamente vacacional. Una vez que uno está acá, puede disfrutar de los mejores amenities y sin gastar dinero: caminar por el bosque, salir a correr a la playa o pescar”.

Es muy común ver gente en la playa entre las 7 y las 9 de la mañana haciendo ejercicios físicos antes de iniciar la rutina laboral. “Esto lo permite un lugar así, nuestra casa está a sólo 3 minutos del mar. O cortar tipo 15 horas para ir al mar, y retornar a las 18, para seguir trabajando. Además, con mis hijos, vamos a pescar, ellos pueden andar en bicicleta, o ir al colegio solos, como ocurría antes en Buenos Aires.

Vivir en un ámbito más tranquilo y trabajar desde casa, nos alentó con mi esposa para apurar la decisión de culminar la construcción”, añadió este hombre que junto a su esposa docente decidieron dejar su propiedad en Palermo, y mudarse con sus hijos en edad escolar, a los que inscribieron en el colegio Tierra del Sur.

EN BUENOS AIRES SE VIVE MAL, NO CUIDAN A LAS FAMILIAS…

Muchas familias han decidido emigrar a lugares donde no haya delincuencia y mejor calidad de vida, el conurbano o alrededores del gran Buenos Aires se sienten «castigados» por el crecimiento de los delincuentes que operan con mucha impunidad. Esta comprobado que muchas familias desde hace algunos años venden sus casa y deciden buscar lugares serranos como San Luis, Cordoba, Mendoza o la Rioja lugares hermosos donde pueden comenzar de nuevo y sin peligro.